Una web de opinión sobre el género fantástico y de aventuras en todos sus medios.

domingo, 28 de marzo de 2010

Cómo entrenar a tu dragón


Si os apetece una buena peli de animación dirigida a cualquier público, entretenida de principio a fin, técnicamente brillante y con adecuados niveles de emoción y humor, id a ver Cómo entrenar a tu dragón; creo que no os sentiréis en absoluto defraudados. Puede que la historia que nos propone Dreamworks en su último trabajo no sea la más original del mundo (de hecho, es un pequeño refrito de los habituales tópicos en que se basan la mayoría de productos de este estilo), pero lo importante es que, sin duda, está bien contada y envuelta en una realización artística sobresaliente. Los estudios que en el pasado nos trajeron las distintas partes de Shrek, o títulos como Madagascar y Kung Fu Panda, se lanzan ahora a una aventura de vikingos en la que muchas y muy peligrosas especies de temibles dragones se dan cita dentro de una ambientación de fantasía y acción. Merced a esta combinación de temáticas se convertía, desde el momento en que vi el trailer hace varios meses, en un estreno que inevitablemente me iba a trasladar hasta la butaca del cine.


A remolque de la poderosa Pixar y sus siempre grandiosas producciones, lo cierto es que Dreamworks no tiene por qué sentir necesariamente envidia de la gran subsidiaria de Disney si es capaz de ofrecernos cintas de esta índole. En Cómo entrenar a tu dragón nos demuestra nuevamente sus posibilidades en vista de un resultado final bastante satisfactorio, del que sigue siendo una de sus notas características la apertura de audiencias, al no ceñirse en exclusiva al espectador infantil, rozando una escala de guiones algo más adultos, con ese tonillo que parece devenir en un guiño sólo comprensible por el concurrente que sobrepasa ya cierta edad, y omitir las frecuentes secuencias musicales de su principal competidora (aspecto por el que expreso mi agradecimiento, la verdad, aunque por supuesto entiendo que los más pequeños -y por qué no también quienes los tutelan- disfruten con las canciones, pero que a mi me acaba sacando a menudo de situación). En su condición de film impulsado por un remarcable despliegue visual, no podía faltar -como ya parece que empieza a ser costumbre- la opción de recurrir a la sesión en 3D; una experiencia que he querido repetir, pese a las matizaciones que le haya podido sacar anteriormente al gesto de enfundarse las gafas necesarias para ello, y de la que esta vez no me arrepiento un ápice. Me atrevería a decir que ha sido quizás la película con la que más he disfrutado las virtudes del efecto digital, a riesgo de que próximamente se vea desbancada por la esperadísima Alicia de Tim Burton, que promete ser rompedora en ese sentido. A lo mejor fuera que tenía yo el día, o que me parece que a la animación le sienta especialmente bien la tecnología 3D, no sé.


Una escena introductoria tan original como infrecuente, nos narra de manera fantástica a través de la boca de su protagonista, el joven y lampiño Hipo, la amenaza a la que se ve sometida la comunidad vikinga de Isla Mema, que ve trastornados sus quehaceres cotidianos con cierta frecuencia por los destructivos y repentinos ataques de los dragones provenientes desde algún lugar desconocido allende el mar. Las aspiraciones del desgarbado muchacho (a quien casi todos desdeñan y ni siquiera su padre, jefe del clan, toma en serio), como guerrero y azote de dragones, se tornan en un sentimiento completamente distinto a partir de la noche en que logra hacer desplomarse a un Furia Nocturna, el más letal de la reptiliana especie. Desde ese momento, tendrá que batirse interiormente entre su formación como futuro cazador de dragones junto a otros aprendices de la aldea y el descubrimiento obrado por un encuentro que le abre los ojos a una realidad distinta de las evidencias hasta entonces vividas por su belicoso pueblo.


Como decía antes, si bien es cierto que la película cae en las inevitables semejanzas y clichés de la vertiente animada (el protagonista que no encaja dentro del mundo que le ha tocado vivir, el aprendizaje que conlleva no juzgar previamente a los demás por su condición, etc.) los sortea con facilidad gracias a un sabio equilibrio entre acción, humor, romance y tensión, la destacada calidad técnica que se mantiene durante todo el metraje, y el ritmo ameno y vertiginoso que proporcionan bellas y coloristas escenas como las que se muestran sobre todo durante los planos aéreos; mezcla armoniosa en sintonía con una más que correcta banda sonora de John Powell. La aparente simpleza que correspondería a un protagonista que se debe a las convenciones típicas en un film cuyo objetivo es entretener llanamente, se ve pronto superada por medio de la relación -en su dosis justa de sensibilidad- entre Hipo y su 'Desdentao', junto a un abanico de personajes que, aunque también propio del género, responde con eficacia en sus respectivos lugares: el padre ceñudo, el mentor protector, la compañera cómplice y los amigos que -junto al tira y afloja de temor y afecto entre Hipo y el dragón negro, o las sesiones de entrenamiento conjuntas- constituyen la principal fuente de comicidad (muy agudas las intervenciones del gordito friki que se tiene memorizado hasta el menor detalle del manual de dragones cual suplemento rolero de turno).


El arte conceptual que se ha debido de efectuar sin duda tiene que ser digno de admirar, en especial por lo que se refiere a las diversas variedades draconianas (los Nader Mortíferos, los Groncle o los Pesadilla, por citar algunos, son verdaderas muestras de entusiasmo creativo y horas de trabajo a fondo) cada cual con sus diferentes atributos y características. Naturalmente, por encima de cualquier otro, se hace querer el dragón de maneras felinas y escamas color azabache que comparte la acción principal a lo largo de los 98 minutos de duración, ganándose así un puesto en el imaginario fantástico que la gran pantalla ha volcado sobre estas míticas criaturas que nunca han dejado de estar de moda (superando, dicho sea de paso, a versiones como las de Eragon y otras proyecciones olvidables). Por su parte, las panorámicas naturales semirealistas, entre las que podemos observar mares destemplados, luminosas auroras boreales o frondosos pinares, completan una plantilla visual de lo más atractiva que se ve reforzada desde la perspectiva tridimensional. Al contrario, los personajes se han enfocado a un perfil más caricaturesco y apropiado para dar rienda suelta a su expresividad.

El equipo formado por Dean DeBlois y Chris Sanders ha logrado poner en pie una simpática película de factura impresionante con la épica suficiente como para andar yo ahora sacándole faltas importantes. Si acaso arrastra cierta previsibilidad argumental (en parte esquivada por un impensado golpe de efecto hacia el final) que contiene inequívocas referencias creativas a Lilo & Stitch, anterior trabajo de estos mismos directores.

Ciertamente el film se presta a un merchandising fácil -ya está a la venta el videojuego y se prevé oleada de figuritas- y a una posible continuación, propiciada por el hecho de estar inspirado en la obra literaria juvenil de la inglesa Cressida Cowell, autora e ilustradora de toda una serie de varios libros basados en el mundo de vikingos y dragones, que seguramente saldrán beneficiados de una taquilla tal vez no boyante, pero sí rentable.

Reconozco que he disfrutado de esta película como hacía bastante que no lo pasaba con una de animación, posiblemente porque la temática me tirase más que en otras ocasiones, también es verdad. Sin embargo, creo que nos encontramos ante una de las producciones más interesantes de Dreamworks para mi gusto desde los tiempos de Shrek, sin altibajos y adaptada a los medios actuales. Saldrás del cine con ganas de ceñirle los arreos a una montura alada y echar a volar para evadirte del regreso a la vida normal.

Web oficial (con videos, juegos, descargas, concursos, etc.)

Trailer en castellano:

13 comentarios:

Loren dijo...

Hemos tenido un "crossover" entonces, jaja. :D

Como dije, la peli a mi también me ha gustado mucho y es de las mejores de Dreamworks que he visto. El equilibrio en esta es mayor, y la verdad es que en el apartado técnico es donde más destaca, prácticamente con cualquier secuencia.

El ritmo es también muy destacable. Ya desde el comienzo suscita el interés y desde ahí hasta el final es un no parar. Es una hora y media de peli, pero aún así no todas tienen esa capacidad de absorción.

Una de las cosas que se me olvidó comentar es la pervisibilidad. En todas las películas de animación siempre sabemos quién es el malo y cómo va a acabar todo. En este caso el malo no lo sabemos, pero sí el resultado final del conjunto, sobretodo cuando el protagonista es un flacucho y un despropósito. xDD Me ha gustado tanto la película que se me olvidó comentar la parte más negativa.

¡Muy buen artículo! ;)

Valentín VN dijo...

Gracias por la recomendación, la tendré en cuenta. Además, ya le había echado el ojo, así que seguro que cae, jeje.

Por cierto, el comentario anterior era mío, decía lo mismo, pero lo hice con otra cuenta. Un fallo, disculpa.

Jolan dijo...

Loren:
Es verdad, la película se pasa en un suspiro porque logra mantener la atención desde el comienzo a los títulos de crédito gracias a un ritmo que no decae. Lo dicho, muy 'diver' :)

Valentin:
Pues anímate, que seguro te gustará. El pase en 3D es más caro, pero vale la pena. Hasta hubo un par de escenas que te hacen moverte en la butaca por la sensación, jeje.

Pardi dijo...

Vi el trailer en el cine y no estaba muy seguro de ir a verla... a veces te ponen lo mejor en el trailer y luego es un toston.... pero si la recomiendas iré con las peques a verla. Salu2.

Juanelo dijo...

Absolutamente recomendable. La vi el viernes y el sábado, creo que es la primera vez en mi vida que repito película en días consecutivos. Eso sí: que sea en un cine 3D. Me rindo por completo a esta película y su mundo, técnicamente es perfecta, no te aburres, emociona, y si tienes a mano tu corazón de niño vas a disfrutar a rabiar.

Jolan dijo...

Pardi:
Ya me contarás. Seguro que tus peques se lo pasan bien, y el padre también. ;)

Juanelo:
Totalmente de acuerdo; es una película a la que entregarse con espíritu joven. :) Esta vez, el 3D le otorga una calificación aún mejor. Supongo que lo malo es que al verla en DVD ya no será lo mismo...

Saludos!

Marcos Mateu dijo...

La verdad es que es una pelicula excelente, y visualmente espectacular. Buen post!

Giuseppe dijo...

Le he prometido a mi Dani que iremos a verla. ¡Cuantos "sacrificios" tiene esto de ser padre¡

Anónimo dijo...

RECOMIENDO VERLA EN 3D NO TIENE MUCHO EFECTO QUE DIGAMOS PERO VALE LA PENA

AUNQUE AVATAR 3D LA SUPERA EN EFECTO ESTUVO DE PELOS

jose luis harmonies dijo...

Gracias por esta crítica, Jolan; te hecho caso y he ido a verla y me ha gustado mucho. La historia mantiene el intwerés hasta el final y estéticamente creo que está muy lograda.

Jolan dijo...

Giuseppe:
No sé si ya habrás ido a verla, pero seguro que tanto tu nene como el padre lo habrán pasado en grande! ;)

Anónimo:
Sí, pero este 'How to train your dragon' no le va muy a la zaga en lo que a resultados 3D de la cinta se refiere, diría yo.

Jose Luis:
Oye, pues me alegro mucho si la reseña te ha empujado al cine y eso ha supuesto que disfrutaras de un buen rato!

Saludos.

Angux dijo...

Vale, olvidate de mi comentario en el post de novedades de abril. Veo en este que ya reseñaste esta película y tan excelentemente como siempre.

Un saludo.

Jolan dijo...

Es una peli estupenda. No me extraña que lo pasaras genial con tu pequeña. Saludos!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...