Una web de opinión sobre el género fantástico y de aventuras en todos sus medios.

domingo, 20 de julio de 2014

Harry Dresden I: Tormenta


Conocida mi predilección por los magos, entenderéis que me haya dado por echar un vistazo a  la obra más famosa, tan de boca en boca ultimamente, del escritor americano Jim Butcher, que ya ha colocado en las librerías nada menos que 15 entregas de esta serie englobada en la urban fantasy con un toque siniestro. Aunque de Butcher también hemos podido ver publicada por aquí otra saga de fantasía (Codex Alera, en la colección RBA Fantástica) de corte más clásico, es sin duda el personaje de Harry Dresden quien le ha catapultado a la fama y a las listas de los más vendidos en EE.UU.

La clave del éxito la tiene el propio señor Harry Blackstone Copperfield Dresden, que como ya habréis adivinado, sobre todo aquellos versados en el mundillo de la magia, recoge los patronímicos de algunos de los más célebres practicantes del arte de lo arcano. Un tipo singular que se dedica a resolver casos con una ayudita de los poderes esotéricos que le han venido dados de nacimiento. Porque Harry es justamente eso: una mezcla de detective privado y de mago a sueldo. Un personaje con gancho, resuelto, a veces cínico, cuyas aventuras combinan con equilibrio la emoción, el relato tenebroso y un punto de humor que le va muy bien a la serie y que su público ha asimilado enseguida.

Lógicamente este primer volumen del que hoy hablamos, que lleva por título Tormenta (Storm Front, 2000), es una introducción general tanto a la serie como al personaje, del que muy pronto se intuye que se enriquecerá gracias a un amplio desarrollo durante los tomos siguientes que componen la colección, abierta hasta la fecha. No pretendo desvelar gran cosa sobre el argumento de esta entrega preliminar, porque realmente se limita a contarnos una historia muy de pasar el rato, sin más, aunque ciertamente entretenida.


Nos situamos en la ciudad de Chicago, donde la inmensa mayoría de la población permanece ignorante y totalmente al margen de las fuerzas de carácter místico que a menudo se desatan en su entorno, así como de hallarse rodeados de más gente capaz de ejercitar tales poderes de lo que nunca hubieran imaginado. Dresden es un investigador privado con aires de alegre y resignado perdedor que colabora ocasionalmente con el departamento de la policia local, más concretamente con la sección de 'investigaciones especiales'; un cajón de sastre para sucesos de difícil explicación que recae sobre los esforzados hombros de la teniente Murphy. Para llevar a cabo sus averiguaciones, Harry se relaciona con los bajos fondos del lugar: el gangster de turno y su red mafiosa, la proxeneta encerrada en su lujosa mansión bajo cuya voluptuosa figura se oculta una de las más temibles vampiresas, los parroquianos del bar, regentado por el sobrio ventero Mac, donde acostumbran a reunirse aquellos que flirtean con los secretos de la magia, etc.

En esta aventura inicial (que, como digo, no es nada del otro jueves, pero sí que contiene los suficientes ingredientes para engancharnos pronto a la historia), un peligroso individuo está profanando las reglas de la magia y violando el código ético del oficio al cometer una serie de brutales asesinatos rituales. Harry Dresden debe ayudar a la policia a encontrarlo cuanto antes. Mientras recaba pistas para este insólito sumario, se le mete por medio el encargo de buscar a un aficionado a la magia cuya mujer denuncia su repentina desaparición. También debe indagar acerca de los extraños efectos de una droga de moda, denominada el Tercer Ojo, que está causando estragos y provoca alteraciones psíquicas muy similares a las que supone entrometerse en el espacio de lo sobrenatural. Pero lo que empieza siendo un trabajo de rutina acaba convirtiéndose en una misión en la que el destino personal del propio Harry corre un serio peligro.

Siendo una serie que se apoya firmemente sobre la figura de su protagonista, que incluso cede su nombre para denominar al conjunto de la obra, veamos un poco más sobre quién es este Harry Dresden. No puede negarse que se trata de un personaje bien construido y que se hace simpático al lector desde las primeras páginas, de ahí la notoriedad de sus novelas. Pero que quede claro: cualquier parecido con su tocayo, el también mago Potter, es pura coincidencia. Aparte del nombre de pila y de sus inclinaciones arcanas, la creación de Butcher no podría tener menos en común con la de Rowling.


Harry posee una personalidad desenfadada, algo macarra, y el carácter solitario propio de un marginado. Su perfil es el del clásico antihéroe al que, a pesar de su mala fortuna, las cosas acaban saliéndole bien. Casi siempre está sin blanca y, en sus propias palabras, atravesando por una mala racha. Aunque luce un aspecto un tanto desaliñado y es un desastre con las mujeres (en casa sólo le guarda la ausencia un gato con malas pulgas), ejerce una extraña atracción para las féminas a su alrededor, como la irritable agente Karrin Murphy o Susan Rodríguez, periodista del Arcano, un panfleto sensacionalista que se hace eco de todos los fenómenos paranormales que se producen en la ciudad. Y si a Sherlock le definen su pipa, su violín o su gabán, esta versión postmoderna de detective no podía ser menos, contanto entre algunos de sus objetos más preciados el sucio guardapolvos que viste, un pentáculo colgado al cuello —herencia de su madre— o una calavera parlante, que le ayuda en la preparación de pociones y toda clase de brebajes, oculta en el sótano de su destartalado apartamento, además de los clásicos bastón y cetro mágicos que usa como catalizadores, entre otros cachivaches. Además conduce un ruinoso escarabajo que se avería cada dos por tres, aunque la verdad es que todo aparato eléctrico o mecánico que toca Harry tiende a estropearse, como él mismo reconoce.

Hasta donde he leído gracias a este primer tomo, la magia de Dresden no es que sea muy efectista ni espectacular; casi se diría que las descripciones escatiman un poco estos recursos para no perder la visión de fantasía contemporánea, entiendo. De cuando en cuando nuestro protagonista suelta algún que otro latinajo de resultados demoledores, aunque no suele ir más allá de acciones de telequinesis u ondas expansivas que basan su fuerza en el fuego o en el viento. También recurre ocasionalmente a la invocación de seres feéricos para que acudan en su ayuda (en este relato, por ejemplo, de un duende llamado Pito con cierta predilección por la pizza como recompensa por sus servicios). En fin, ya véis que tampoco debe uno tomarse demasiado en serio las historias de este mago sobre el asfalto de la gran ciudad, porque la nota de humor está claramente presente.

La narración contiene frecuentes referencias al pasado del personaje que, es de suponer, se irán aclarando a lo largo de una serie tan extensa, como las alusiones a sus progenitores: el padre (un sencillo prestidigitador ambulante sin las facultades innatas que le han sido conferidas a su vástago), la madre (quien sí parece haber tenido verdaderas capacidades mágicas) o sus mentores. Alguno de estos últimos se volvió en un momento dado contra el alumno, provocando un enfrentamiento que le ha costado a Harry la constante vigilancia del Consejo Blanco y de Morgan, un implacable y adusto vigilante de sus actos, siempre suspicaz de los embrollos en los que se embarca el detective-mago, enviado por el Consejo para asegurarse así de que no transgrede ninguna de las leyes elementales. Estamos, en fin, ante una mezcla actual de la contundencia descreída de Geralt de Rivia y el aura de misticismo que envolvería a una Penny Dreadful del s.XXI (apreciación ésta puramente subjetiva, que conste).

Me he tomado este comienzo de Harry Dresden como lo que pienso que realmente es: literatura fantástica de evasión. La prosa de Jim Butcher no es precisamente un ejemplo de virtuosismo narrativo, pero sin duda la forma y el tono de relatar los acontecimientos engancha y entretiene como ella sola. Hay que decir en su favor que no lleva a engaño; que se trata de una lectura resultona, carente de grandes pretensiones más allá de hacernos pasar un buen rato, y muy influenciada por un estilo que roza la vena cinematográfica (desconozco si el autor tiene alguna relación profesional con la industria). La serie goza de un tono oscuro que no ensombrece un claro sentido del humor —más bien de la ironía— sobre todo por la manera que tiene Dresden de relatar sus calamidades cotidianas (la narración es en primera persona) al ir avanzando en sus investigaciones.

Además de las novelas, existe una adaptación televisiva de SciFi Channel, que no debió de tener demasiada audiencia pues fue prematuramente cancelada, así como una versión en cómic y hasta un juego de rol propio. Y es que entre los norteamericanos ha sido todo un fenómeno de ventas con una auténtica legión de seguidores. Yo creo que ese notorio éxito obedece principalmente a la versatilidad del personaje y a que sus historias son de fácil lectura. Pero no todo lector encaja bien la interposición de la fantasía en un entorno realista (yo mismo rara vez le encuentro la gracia a esa combinación), así que debe tenerse en cuenta que puede no ser del gusto de cualquier asiduo al género.

Me habían recomendado muy efusivamente los libros de Harry Dresden y lo cierto es que, sin ser una colección digna de grandes elogios, sobre todo desde el punto de vista del nivel literario, admito que se trata de una lectura amena y adictiva, perfecta para llevar en el ebook camino del trabajo. También podemos tirar de las ediciones en rústica mediante las que lo está publicando La Factoria de Ideas (de momento han llegado al volumen nº 13 en la fecha presente), afectada por una traducción quizá no del todo fina, o bien en la versión más económica de DeBolsillo. Continuaré leyendo las aventuras del bueno de Harry, ya que además de entretenidas no tienden a ser novelas excesivamente largas (Tormenta, de la que dicen es la más floja de todas, cuenta con sólo 320 páginas). Una primera entrega que no llega al notable, pero que al menos se le acerca lo suficiente para que tenga las ganas y la intención de darle un voto de confianza a la serie.

Calificación:

4 comentarios:

fernanda gracia dijo...

me ha llamado mucho la atencion este libro la verdad, gracias por la reseña!! tienes un blog hermoso, asi que ya te sigo, ojala puedas pasar por el mio & si te gusta seguirme! un enorme beso<3

Hammer Pain dijo...

Gracias por esta gran reseña Jolan, la verdad es que el libro se ve muy interesante...
¡Abrazos!

Loren dijo...

Buenas,

La verdad es que a mi el primer libro de la serie no es que me haya parecido ninguna maravilla, como a ti. Es resultón, es entretenido, pero no sé qué tienen las escenas de acción que narra Butcher en sus libros que me parecen sumamente aburridas e innecesariamente largas. Me ha pasado con Harry Dresden y me ha pasado con la saga de Codex Alera.

Coincido contigo además en que no es que sea una maravilla, pero se deja leer. Imagino yo que la serie irá mejorando con el tiempo, si no no tendría tantos seguidores, aunque hay que reconocer que si por esta primera novela fuera yo por lo menos no sé si seguiría leyendo, aunque me doy ganas y pienso en que seguro que lo que viene mejora lo presente. XD

He echado de menos una mayor cantidad de escenas de investigación, porque me recordaron a una aventura gráfica con todo eso se recabar pistas y encontrar objetos, y es lo que más me ha gustado de la novela, porque la verdad es que la inmersión en el mundo mágico no me ha parecido tan efectiva como debiera.

Seguiré dándole una oportunidad.

El juego de rol, por cierto, lo está traduciendo Nosolorol Ediciones.

Jolan dijo...

Hola, Loren.
Bueno, ya ves que tampoco es que me haya entusiasmado este primer libro: se lleva un discreto 'bien'. Sé a qué te refieres con las escenas de acción: hay cierto enfrentamiento con un demonio que a mí también me pareció algo estirado.

Por lo demás, nos fiaremos de que el primer volumen es el más normalito y que la cosa vaya in crescendo, ya que sí me gustaría al menos leer una entrega más antes de decidir si afiliarme a la serie o no.

No tenía idea idea de que el juego de rol fuera a ser publicado en español Gracias por la info.

Saludos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...